Soria Natural, el poder curativo de las plantas

Cuenta en su catálogo con más de 700 productos que vende a 23 países, da trabajo a 300 personas y factura 30 millones de euros. La base del negocio de Soria Natural se fundamenta en industrializar los remedios caseros de nuestros ancestros

Remedios tradicionales, ungüentos caseros, sabiduría popular o usos milenarios son algunos de los términos que acuden a la mente cuando se quiere definir la base sobre la que trabaja Soria Natural. Una empresa que empezó su andadura hacia 1982, cuando cinco personas decidieron unir sus esfuerzos para alejarse de las garras del paro. Y lo hicieron tomando como fuente empresarial la propia tierra que pisaban y los productos que crecían de manera natural en el monte.

Quien más quien menos ha oído alguna vez, en boca de su abuela o de una tía, una solución fuera de la medicina oficial para curarse, por ejemplo, un catarro. Pues bien, la intención de la empresa desde sus inicios ha sido el cultivo biológico, el procesamiento y la comercialización de productos derivados de las plantas medicinales y de otros elementos naturales. ‘Todo lo que hacemos está hecho bajo el concepto de salud, con productos para curar enfermedades producidas en el organismo o para prevenirlas’, explica Antonio Esteban, presidente de Soria Natural.

Para ello, se tomó como base la propia tierra soriana, caracterizada por su extrema dureza: ciclos de vida cortos, clima riguroso y limpieza ambiental que favorecen tanto la concentración de principios activos de las plantas que crecen en la zona como su escasa contaminación. Al final, la compañía ha conseguido un catálogo de más de 700 productos y da trabajo a más de 300 personas, con ventas en 23 países.

Alrededor de Garray y Numancia, donde está situada la fábrica, hay 170 hectáreas de terreno para cultivos ecológicos, que sirven para abastecer su producción en un 70%. El resto se importa, ya sea por cuestión de heladas, de sequía o porque no se dé la planta en esta tierra, como es el caso del boldo chileno o el ying-seng de Corea. El hecho de que los cultivos estén a cinco o siete kilómetros de la fábrica, sólo a quince minutos, favorece que la planta recolectada llegue fresca y casi con todas sus propiedades intactas para ser procesada.

En los últimos años, la empresa ha ampliado sus áreas de negocio. Aparte de productos para fitoterapia, Soria Natural cuenta con una división de alimentación ecológica y otra de homeopatía, sin olvidar las más de 5.000 colmenas que utiliza para la elaboración de la miel. Inclusive, también tiene una línea de cosmética. ‘Pero nuestra área de negocio predominante sigue siendo la fitoterapia. El resto sólo pretende abrir mercado. Con ellas pretendemos crear una punta de lanza, pero no una base de facturación’, indica Esteban.

Por lo que respecta a la división de alimentación ecológica, ésta se subdivide, por un lado, en fabricación de conservas de verduras y hortalizas, y, por otro, en productos elaborados de la soja. En cuanto a estos últimos, Antonio Lorrio, director técnico farmacéutico de la compañía, expone que ‘son una mezcla entre una industria láctea y una cárnica, en la que no se utiliza ni leche ni carne sino la soja, que, previamente lavada, se muele. La pasta resultante se cuece y posteriormente se añaden sustancias capaces de coagular las proteínas’.

El resultado final es el tofu, una especie de queso de Burgos que, mezclado con hortalizas o verduras y tras ser horneado o cocido, da lugar a hamburguesas, empanadas o milanesas. Lorrio tiene cuidado en resaltar que ‘por cuestiones legales no se puede decir leche de soja, pero, en cambio, sí bebida de soja’.

Por su parte, la línea de conservas naturales trabaja con productos como las pencas de acelga, la remolacha, la zanahoria, los puerros y el tomate. ‘Una gama que esperamos que crezca en el futuro, aunque nuestra producción se ve limitada por el riguroso clima de Soria y porque sólo tenemos 80 hectáreas para alimentación ecológica’, indica Lorrio. En la división de fitoterapia se producen cápsulas, comprimidos, gotas e infusiones, mientras que en la de homeopatía, ampollas, gránulos, lóbulos y gotas. A lo largo del proceso, las plantas pasan por diversos controles, uno de ellos sirve para vigilar la ‘carga’ que llevan, es decir, larvas, huevos, insectos, etc. ‘Por un proceso de presión y despresión se consigue reventar estos insectos sin utilizar ningún tipo de sustancia’, añade Lorrio.

Comercialización

Los productos de Soria Natural pueden adquirirse en herbolarios y farmacias. Pero al principio no fue nada fácil, según resalta el presidente de la empresa, Antonio Esteban. ‘Al principio la farmacia no estaba madura para trabajar las plantas medicinales. Fuimos rechazados y tuvimos que centrarnos en herbolarios. Ahora nos está pasando lo mismo con la alimentación ecológica. Nos está obligando a ir a un mercado general fuera de nuestros centros de venta tradicionales’.

Antes de comercializar los productos, la empresa realiza líneas de investigación, tanto con estudios in vitro como en vivo con animales, en concreto, ratas. ‘Analizamos productos que se sabe que pueden tener cierta toxicidad y vemos el efecto beneficioso que algunas plantas tienen, por ejemplo, sobre células tumorales’, subraya Carlos Carricajo, director de I+D de Soria Natural.

En cuanto al futuro, Antonio Esteban lo deja claro: ‘No pretendemos salirnos de nuestra línea, consistente en buscar la mejora de la salud humana, aunque no descartamos introducirnos en el segmento de la salud animal’.

Con detalle

Proyectos

Variedad. La empresa ya tiene en marcha la línea de conservas ecológicas vegetales. Al mismo tiempo, trabaja en la freiduría de patatas fritas con aceite de oliva, línea ampliable a todos los alimentos susceptibles de convertirse en fritos; en el campo de la alimentación infantil (potitos), y en la elaboración y envasado de leches vegetales y zumos. El tiempo previsto para su comercialización es de dos años. Además, acaba de iniciar una vía de estudio basada en los efectos de la alimentación en la salud humana.

Cifras

Investigación. La empresa realiza actualmente 50 ensayos clínicos y 40 ensayos toxicológicos. Además, está analizando 12 productos nuevos.

Plantas

Diversidad. Para la elaboración de sus productos utiliza unas 80 variedades diferentes. Entre ellas: romero, tomillo, bardana, manzanilla dulce, caléndula, hinojo, malvavisco, berro, onagra, valeriana, equinacea, ortiga verde, achicoria, estragón, poleo, menta, hierbabuena, sándalo, salvia, hisopo, lavanda, ajedrea, ciprés, grosella negra o vara de oro.

Cultivo. La empresa se autoabastece de materia prima cultivando las plantas en Soria. Pero, también, cuando el clima soriano no favorece el crecimiento de algunas plantas, importa de Brasil o Argentina.

Curiosidades

Fitoterapia. Las cápsulas no son de gelatina, sino de un derivado de celulosa, para evitar el mal de las vacas locas.

Procesos. Están mecanizados, menos en el caso de la tila y el laurel, que son manuales para evitar que se rompa la hoja.

Un pensamiento en “Soria Natural, el poder curativo de las plantas

  1. Jessica

    Cómo es posible que digan que no descartais la posible introducción en el segmento de la salud animal si para vuestros productos experimentais con animales, lo cual va encontra de la ética de la salud animal?????????????????????????????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.