Por los celulares se envían cada día 18.000.000 de mensajes de texto

Gracias a las tecnologías incorporadas en los teléfonos celulares, millones de argentinos están ingresando en la etapa más avanzada de la revolución de las comunicaciones, convirtiéndose, a la vez, en protagonistas de un nuevo fenómeno económico y social.

Cada día se envían por celulares 18 millones de mensajes de texto de hasta 150 caracteres de extensión. Y cada día las empresas de telefonía celular que operan en el país facturan 2.160.000 pesos cobrando entre diez y doce centavos por cada mensaje. El crecimiento del mercado local ha sido, sencillamente, explosivo. Según la consultora Price & Cooke, entre 2003 y 2004 aumentó 800 por ciento.

El celular, de tamaño cada vez más pequeño y más económico en su precio, ha creado una nueva forma de relacionarse, en la que los chicos permanecen atentos a la pantalla la mayor parte del tiempo.

Enviar pequeños textos en una suerte de ??chateo? telefónico y bajar melodías o ringtones para reemplazar el timbre original de los teléfonos celulares se ha convertido en moneda corriente, especialmente para el segmento más joven de la población, que no va a ninguna parte sin su celu en la mochila.

Otra cifra que confirma el fenómeno es que, a diario, se descargan unos 55.000 ringtones, que son los sonidos que reemplazan el timbre original del teléfono por una canción, una melodía, una frase o, simplemente, una carcajada.

El mercado de esos dos servicios tuvo un crecimiento exponencial en el último año y modificó los hábitos de adolescentes, jóvenes y no tanto.

Hoy, viajar en sistema público de transporte es asistir a un verdadero concierto de celulares en los que la voz de Mercedes Sosa puede anunciar una llamada entrante a la voz de ??Teléeeeefono, gracias Piero?; al tiempo que el tema ??Pluma pluma gay? acusa recibo de un mensaje, y el pobre Charles Aznavour sólo alcanza a cantar el primer acorde de ??She? una y otra vez, porque la dueña del teléfono responde demasiado pronto.

El intercambio de SMS (Short Message Service) creció un 800 por ciento entre 2003 y 2004, según un estudio de mercado que realizó la consultora de Price & Cooke, entre los usuarios de telefonía celular.

Consultados por LA NACION, los voceros de las empresas de telefonía celular como CTI, Personal y Movistar. confirmaron el crecimiento. Pero cada firma guarda celosamente los datos de su participación en este mercado que fue un boom durante el año último y el motivo por el cual más del 40% de los usuarios decidió cambiar su equipo por uno más moderno y otros tantos adquirir uno, para no quedarse afuera.

Según los números que declaran las empresas, hoy son 14,5 millones de usuarios de teléfonos celulares: 6 millones de Movistar, 4,4 millones de Personal y 4,1 millones de CTI. Hoy el 65% de los usuarios envía y recibe mensajes de texto, según asegura Pablo Tedesco, quien dirigió la investigación de Price & Cooke.

Personal estima que sus usuarios envían 70 mensajes al mes. CTI, calcula dos SMS diarios. Y Movistar prefirió no difundir esa información. Tomando como base un promedio de al menos dos mensajes por día que declararon las dos primeras firmas, se llega al cálculo de que los 9,4 millones de usuarios que intercambian mensajes de texto, envían más de 18 millones de mensajes a diario.

También por Internet

“Yo mando unos 50 mensajes por día para hablar con mis amigas. Hoy, que no fui al colegio, recibí un montón. Pero como me quedé sin crédito, los respondo desde Internet”, cuenta Belén Mayol, de 15 años, que hace dos semanas compró el tercer equipo en menos de un año. De los anteriores, uno se rompió y el otro lo perdió. El nuevo fonito vino con 250 mensajes gratis y 60 pesos de crédito. En poco más de una semana, lo consumió todo. Y se bajó unos 20 ringtones.

Cada mensaje cuesta 10 centavos más impuestos, en Personal y CTI, y 13 más IVA en Movistar. Depende de cada contrato si son incluidos en el abono mensual o facturados aparte. Cada mensajito tiene un límite de entre 150 y 160 caracteres. Superado el máximo, se cobra como otro mensaje. Y esto dio surgimiento al uso de un lenguaje abreviado, que para el desconocedor resulta incomprensible. (Ver aparte).

Flavio y Damián Blanco son primos y usan los mensajes para divertirse en los boliches; tienen 21 y 22 años. Mientras cada uno se mueve entre la gente o intenta una conquista, el otro le manda SMS como ;-), que es como guiñarle el ojo, aprobando a su compañera, o bien :-x, que significa que tiene la boca cerrada y que no contará nada.

Ezequiel Martínez tiene 14 años y desde hace tres meses se sumó a la tecnología de los celulares. Todos sus amigos tenían uno. Tiene el tono de “Los simuladores”, que suena cada cinco minutos. Para descargarlo, alcanza con mandar un mensaje de texto a alguna de las dos empresas que comercializan ringtones en la Argentina: Toing y Tonos Ubbi.

Los ringtones cuestan de $ 1,5 a $ 4 más IVA. Los más caros son los tonos FX y los MP3. El costo se debita directamente del abono o de la tarjeta prepaga del teléfono. Para bajar un ringtone alcanza con enviar un mensaje de texto al teléfono del proveedor. Este devolverá el mensaje que habilitará a descargar el tono elegido y ofrecerá la posibilidad de volver a descargarlo en el mismo equipo todas las veces necesarias hasta que el usuario logre instalarlo, dentro de las primeras 48 horas.

La primera firma, que hace un año empezó a operar, vendió en ese lapso más de 2,5 millones de tonos. “Significa un crecimiento del 850%”, aseguró Martín Marenco, uno de los socios de Toing, que también opera en otros países de América latina. Marenco asegura que sus principales clientes son los adolescentes. Y que en promedio llegan a bajar dos tonos al mes.

Desde marzo de 2003, en Ubbi se bajaron unos 5 millones de temas, según cuenta Gustavo Saientz, gerente de contenidos, a razón de 4 tonos al mes. Y agrega que no son sólo los adolescentes los que descargan tonos: “En el último tiempo aumentó mucho la franja de usuarios de entre 18 y 35 años”.

Su propio ranking
En Toing, el ranking de temas más bajados está encabezado por “Arrancacorazones”, de Ataque 77, y seguido por “Pluma, pluma gay”, de Ozone. (ver aparte).

Existen distintos formatos: los tonos monofónicos son los que suenan como un organito, todo en un solo canal. Los polifónicos se escuchan en hasta 16 canales o, dicho de otro modo, pueden reproducir melodías con hasta 16 instrumentos. Los truetones, llamados tonos MP3, son los que reproducen un fragmento la banda original del tema. Y los tonos FX son los gritos o sonidos especiales. Por ejemplo, se puede instalar la voz de un mayordomo gentil que avise cuando llega un mensaje, hasta el grito de la abuela de uno, a la voz de “¡¡¡Teléfono!!!”.

Ezequiel escribe con un solo dedo y con gran velocidad. No abrevia nada. Así su mamá debería entender qué le escribe. Pero no hay caso. Aunque le explicó, es inútil. Ella nunca los lee.

Por Evangelina Himitian
De la Redacción de LA NACION

El paradigma posmoderno

“Hoy el celular es el cortaplumas suizo de la tecnología. Nos sirve para saber la hora, sacar fotos, escuchar música, hablar y mantenernos comunicados con nuestro entorno. Pero al ser un elemento tan fuerte, hay que tratarlo con cuidado porque también genera una gran dependencia. Nos comunica más con los que están lejos físicamente, pero el temor es que nos aísle de los que están cerca”, asegura Jorge Crom, profesor titular de Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

El catedrático agrega que no hay que tenerles miedo a las nuevas tecnologías. “Hoy el celular es el paradigma de la sociedad posmoderna”, explica, para agregar que también “es una muestra de cómo la Argentina se incorporó a los avances en tecnología mundiales, en el cual los adolescentes marchan a la vanguardia”.

El ABC
Reglas básicas

Las palabras no se acentúan y los signos de pregunta o admiración sólo se colocan al final de la frase.

Guerra a la H

Desaparece la H y las vocales E o I, pero sólo al comienzo de las palabras. Por ejemplo: “K acs?” significa “¿qué hacés?”.

La CH es una X

La CH debe ser escrita como X y la LL se reemplaza por la Y. Por ejemplo: “Anoxe no xq yovia”, significa: “anoche no, porque llovía”.

El valor de las consonantes

Se aprovecha todo el sonido de las consonantes. Por ejemplo: si se escribe T, se lee “te”. Si se escribe M, se lee “me”. Es decir que si se escribe “kyat”, se debe leer “callate”.

Abreviaturas

Las frases más frecuentes se abrevian por sus iniciales. Por ejemplo, “TQM” es “te quiero mucho”. “M1M” significa “mandame un mensaje” y “NPH” quiere decir “no puedo hablar”.

Números y signos

Se mezclan números y signos matemáticos con letras. Por ejemplo “x 100pre jtos” , significa “por siempre juntos”.

Juegos fonéticos

Se hacen juegos fonéticos. Por ejemplo, “Bu” o “Vu” se reemplaza por W. Así es que la frase “wenas cm tas?”, significa “Buenas, ¿cómo estás?”.

Las cifras del fenómeno

14,5 millones
De teléfonos celulares

De ese total, el 65 por ciento de los usuarios utiliza el servicio de mensajes de texto.

El lenguaje
Regla básica

El estilo inventado por los jóvenes para los mensajes de texto no utiliza tildes.

Ringtones
Música a toda hora

Bajar un sonido tiene un costo que varía de $1,5 a $4 más IVA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.