En Estados Unidos, descubren a los ejecutivos beneficiados por la bolsa en las semanas posteriores al 11 de septiembre

Así lo reveló un informe del Wall Street Journal, que explica que los miembros de los directorios de importantes compañías de ese país accedieron a la compra de acciones tras la fuerte baja post atentados terroristas. Semanas después, las ganancias los hicieron ganar millones.

bear market torres gemelas

Varios ejecutivos de compañías líderes de Estados Unidos podrían ganar millones de dólares gracias a una compra anticipada de acciones emitidas en las semanas posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Cerca de 200 empresas norteamericanas entregaron opciones a los miembros de sus directorios tras los atentados, cuando los precios de las acciones registraban bajas históricas, dándoles a los ejecutivos la posibilidad de ganar millones de dólares más tarde, cuando los valores regresaron a los niveles normales.

Compañías prominentes como Black & Decker, Home Depot y United Health les ofrecieron a más de 500 ejecutivos opciones de compra de acciones por un total de 325 millones de dólares en las dos semanas posteriores a septiembre de 2001.

Empresas directamente afectadas por los ataques, entre ellas Merrill Lynch, que perdió tres empleados el 11 de septiembre, ofrecieron acciones a altos ejecutivos de la firma, según un informe publicado en el Wall Street Journal.

El 24 de septiembre, el presidente de Merrill Lynch, Stanley O’Neal, recibió la opción de compra de 750.000 acciones a un precio un 15% por debajo del nivel anterior a los ataques. Ese día, las acciones del grupo de servicios financieros se cotizaban a 39.80 dólares. El 17 de julio de 2006 se comercializaban a más de 67 dólares por acción, lo que le ofrece a O’Neal ganar 5 millones de dólares más que si le hubieran ofrecido las acciones antes de los atentados.

Las empresas suelen utilizar las opciones de compra de acciones para recompensar a los ejecutivos. Pero la práctica hoy es objeto de escrutinio ya que le ofrece a los receptores el derecho de comprar acciones al mismo precio durante varios años.

En los días posteriores a los atentados del 11 de septiembre, el mercado de valores de Estados Unidos cerró y los precios de las acciones cayeron el 14%, la peor semana para el índice Dow Jones desde la invasión nazi de Francia en 1940. Volvió a operar el 17 de septiembre en una ceremonia solemne.

Ese mismo día, Home Depot le emitió una opción de compra de acciones a su presidente, Robert Nardelli, a quien acababan de nombrar. Esta opción le permitió a Nardelli comprar un millón de acciones en un período de 10 años al precio de ese día, 36,20 dólares. El precio de la acción el 10 de septiembre, el día antes de los atentados, había sido 40,55 dólares.

Las empresas defendieron la práctica, con el argumento de que las opciones eran una manera de calmar a los ejecutivos y ofrecerles un incentivo en las semanas tumultuosas que siguieron al 11 de septiembre. Merrill Lynch negó que el momento en que se hizo la oferta tuviera algo que ver los atentados.

© The Guardian
Traducción de Claudia Martínez.

http://www.clarin.com/diario/2006/07/19/conexiones/t-01236096.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.